Con mi esposa fuimos a ver esta película que está actualmente en los cines. Nos acordamos que la vimos con un grupo de estudiantes de psicología en México. Nos gustó tanto que la recomendamos a nuestros amigos y a nuestros pacientes. Intensamente 2 nos permite entender nuestra mente, nuestras emociones y cómo está conformada nuestra personalidad. 

Cine Colombia está comentando que es muy probable que sea la película más vista en su historia con una asistencia que podría llegar a los 7 millones de espectadores, hay más de $800 millones de dólares recaudados a nivel global. Lo importante a saber es que ha despertado interés por la salud mental y cómo manejamos nuestras emociones para conocernos a nosotros mismos.

Comentando a mi alrededor sobre la película, observé que algunas personas la habían visto como una película animada infantil y divertida enfocada en la crisis de la adolescencia. Es posible que no se dieran cuenta de que el mensaje es para todos y que podemos incorporar muchas enseñanzas para nuestro crecimiento personal y en nuestra vida diaria.

La interacción de nuestras emociones

La primera película de 2015, «Inside Out», traducida al español como «Intensamente», cuenta la historia de Riley, una niña que debe mudarse a San Francisco debido al cambio de trabajo de su padre, lo que le genera angustia a sus 11 años. Pero el viaje también es interno, pues vemos cómo sus emociones intentan responder a la situación. En esta segunda edición, Riley ya creció y se encuentra con otros desafíos: la pubertad.

La primera película nos enseña que el inconsciente es el lugar más tenebroso donde se esconden sentimientos y personajes desconocidos. Riley, solo tiene acceso a él cuando está dormida; en este espacio están sumergidos los miedos y preocupaciones.

Las cinco emociones básicas descritas por los psicólogos son presentes en la primera película «Intensamente»: Alegría, Tristeza, Furia, Temor y Desagrado. Nuestras emociones cumplen funciones necesarias, muy específicas y complementarias. En la película actual se introducen cinco nuevas emociones: Ansiedad, Envidia, Nostalgia, Aburrimiento y Vergüenza, son a su vez pensamientos que impactan el mundo interno.

  • Ansiedad: Esta emoción se encarga de prever y prepararse para todos los posibles escenarios negativos, tratando de protegernos, aunque a veces exagera en las preocupaciones.
  • Envidia: Representa los celos y el deseo de tener lo que otros tienen, haciéndonos sentir insuficientes en comparación con los demás.
  • Nostalgia: Se enfoca en recordar y añorar los buenos momentos del pasado, aportando una visión más melancólica y reflexiva.
  • Aburrimiento (Ennui): Representa la apatía, a menudo desinteresada y al margen, añadiendo una capa de indiferencia a las experiencias que no queremos enfrentar o probar.
  • Vergüenza: Provoca las sensaciones de incomodidad y timidez, haciéndonos sentir cohibidos en situaciones sociales.

El papel de nuestras emociones en las crisis

Pienso que toda la vida seguimos como adolescentes (Riley está en una etapa de desarrollo biológico) cuando llegan las elecciones difíciles, los múltiples cambios vitales y los eventos dramáticos. En fin, todas las crisis son momentos donde se desbalancean nuestras emociones y son también oportunidades para entender cómo funciona nuestra mente.

Me quedé impresionado por la forma en que los realizadores representaron de forma visual la identidad de la persona y cómo fácilmente se puede dejar manipular y perder su esencia. Nos pasa a todos que frente a un desafío perdemos la cordura. Así ocurre cuando hay el duelo por la pérdida de una profesión o de un ser querido, cuando hay infidelidad en la pareja, cuando hay acumulación de reproches, etc.

Desde la máscara de la personalidad a la cual nos identificamos, la que nombramos comúnmente el ego, hasta la búsqueda del verdadero yo, nuestra identidad es un proceso en permanente construcción. La película nos muestra como podemos perder la fuerza de lo que somos dando toda nuestra energía para aparentar, actuar como los demás y dejarse manipular por emociones tóxicas y creencias limitantes. 

Dialogar con nuestras emociones coloridas

No es fácil hablar de nuestras emociones. La personificación con una figura, una actitud y un color nos ayuda a darles una forma más tangible y poder interactuar con alguien que nos parece más real. Podemos representar nuestras emociones de manera colorida y viva como lo hace la película, tomo como ejemplo la alegría y la ira con sus colores.

Amarillo: Es un color que se asocia con la alegría, armonía, amistad, restablecimiento, equilibrio y paz. El color amarillo siempre estará ligada al sol y a la vitalidad como el personaje espontaneo de «Alegría«. También la alegría puede perder su fuerza y necesita apoyo.

Rojo: Tiene significados tanto positivos (valor, fuerza, energía) como negativos (ira, agresión). En la película, la ira o la “Furia” es representada por el color rojo, mostrando cómo el enojo puede ser una emoción problemática y a la vez un apoyo a la necesaria combatividad.

Aquí vienen las otras resumidas: Tristeza representada por el color azul, encarnada como un personaje melancólico y reflexivo. Temor representado por el color morado, encarnada como un personaje nervioso, cauteloso y miedoso. Desagrado representado por el color verde, encarnada como un personaje crítico y repelente. Ansiedad representada por el color naranja, encarnada como un personaje ansioso y preocupado. Envidia representada por el color cian, encarnada como un personaje celoso y comparativo. Nostalgia representada por el color marrón, encarnada como un personaje melancólico y reflexivo. Aburrimiento representado por el color púrpura, encarnada como un personaje aburrido y apático. Vergüenza representada por el color rosa, encarnada como un personaje tímido y cohibido.

Te dejo a tu reflexión todas estas manifestaciones emotivas y energéticas, están en nuestro puesto de mando interno y pintan nuestras vidas relacionales de múltiples colores con todas sus matices.

No hay emociones buenas ni malas

Nuestra vida emocional tiende a buscar equilibrio, apartando lo desagradable y buscando lo placentero. La película muestra cómo cada emoción es determinante e importante en nuestra vida, sin desechar a nadie. Nos saca de la clásica dualidad de lo bueno y lo malo, el héroe y el villano, la bella y la bestia. Todas las emociones tienen sus funciones y componen la riqueza de nuestro ser. 

En una empresa, la idea de que no hay alguien más importante que otro en un equipo de trabajo es clave para un buen funcionamiento. Todas las emociones tienen un rol fundamental y todo es más armonioso cuando trabajamos al unísono en el puesto de mando de nuestra mente cuando se conoce la identidad verdadera, el Yo Real. Es muy acertado como se mostró que la alegría puede entristecerse o cómo la tristeza, la ira y el miedo pueden alegrarse y hacer parte de la solución integral.

Cuando la ansiedad está al mando

La película hace énfasis en dos emociones que están en oposición: la alegría y la ansiedad, detrás de esta se esconde el miedo omnipresente en nuestras vidas. La ansiedad es un componente básico de la condición humana que cumple un cometido concreto: percibir y alertarnos sobre un posible peligro. Su funcionamiento se activa de forma refleja e involuntaria. 

 «Tenemos que prepararnos» dice Ansiedad en algún momento, ella trabaja con proyecciones a futuro, con anticipaciones catastróficas y automatizaciones irreales que cancelan otras emociones como la alegría y el entusiasmo, y dan paso a otras como el miedo, la vergüenza, la ira y la tristeza. En la película, se refleja de manera brillante lo que puede suceder cuando la ansiedad pierde la justa medida y se transforma en un ataque de pánico.

Nuestro desafío: el diálogo entre mente y emoción

En «Intensamente» hacen una excelente representación gráfica del inconsciente, pues es ahí de donde salen nuestros demonios más ocultos. En la segunda película, va más allá y describe las implicaciones entre el ego y el verdadero yo.

No solo estamos compuestos de emociones, también aparecen en la película los pensamientos, la memoria a corto y largo plazo, el olvido, los sueños, el inconsciente, la fantasía, el pensamiento abstracto y la personalidad.

La propuesta de una terapia individual o de pareja está precisamente en descubrir estas interacciones que generan un conflicto interno que se manifiesta en ruptura con nuestro entorno. El diálogo con el terapeuta y las herramientas específicas empleadas permiten revelar estas emociones para que nuestro verdadero yo vuelva al mando. No dudes en consultarme.

Conclusión

Te recomiendo ver las películas “Intensamente” para entender algo más del funcionamiento, a veces caótico y generalmente sincrónico, de nuestras emociones. 

Lo maravilloso de las películas animadas para niños es que facilitan la simbolización de estos elementos tan abstractos y nos ayudan a conocernos. Con una representación audiovisual, con una historia colorida, el darnos cuenta de lo que muchas veces nos domina para ya no estar “los juguetes de nuestras pasiones” como lo decían los filósofos antiguos.

Ambas películas, al final, comparten una dedicatoria optimista que te dejo meditar: “A nuestros niños”, la primera continúa con “Por favor, no crezcas. Nunca”, en la segunda dice “Los queremos tal y como son”.

El principal mensaje a recordar debiera ser el rol que tienen las emociones en sí. Se muestra que todas las emociones, presentadas en su justa medida, tienen su función saludable. Probablemente, a día de hoy, la saga «Intensamente» sea una de las mejores aproximaciones psicoeducativas para entender el juego complejo de nuestra psique. 

Dominique Hennechart
Psicólogo 

Acompaño a las parejas para emprender un camino consciente para ser feliz.

Por medio de mi consulta individual y de pareja se restablece el vínculo y se fortalece el amor verdadero.


Déjame tu apreciación sobre este artículo y compártelo.